campamento de verano

Campamento de verano: la mejor opción para las vacaciones

Las vacaciones de verano son largas y son un tiempo de descanso merecido para nuestros hijos/as. Eso no quiere decir que sea tiempo de no hacer nada o dejar de aprender cosas nuevas. Las posibilidades son infinitas y los campamentos de verano son el caldo de cultivo perfecto para que los niños/as aprendan, sin más obligación que la motivación por aprender cosas nuevas y la satisfacción de disfrutar aprendiendo.

El descanso vacacional favorece un aprendizaje relajado, relacionado más con mejorar sus valores, destrezas artísticas o habilidades sociales que con aprender Matemáticas. Ir de campamento de verano es una experiencia enriquecedora que ayudará a tus hijos/as a ser más independientes, a conectar con la naturaleza y a aprender a trabajar en equipo.

Campamentos de verano y Viajes fin de curso 2020 Campamentos de verano y Viajes fin de curso 2020

¿Tienes dudas? Elige el mejor campamento de verano para tu hijo/a según sus intereses y programación y conoce todos los detalles: actividades, duración, instalaciones… ¡Hay para todos los gustos! Si necesitas más información puedes contactar con Natuaventura Ocio y Tiempo Libre en info@natuaventura.com o llamando al 91 714 06 36.

Beneficios del campamento de verano

El aprendizaje emocional y educacional de un campamento de verano repercutirá de forma muy positiva en el crecimiento y desarrollo personal de los participantes. Por un lado, el campamento de verano supone un entorno ideal para una convivencia intensa con niños/as de su misma edad, pero también de mayor o menor edad. Todo ello proporciona un sentido del respeto, la mediación, la cooperación y la solidaridad entre iguales, así como un desarrollo importante de sus habilidades sociales.

Gracias a esta convivencia, los chavales aumentan sus niveles de confianza y su capacidad de enfrentarse a situaciones sociales y de tomar sus propias decisiones sin la ayuda de sus padres. Aunque al principio del campamento pueda parecer duro, sobre todo para los más pequeños; cuando pasan los primeros obstáculos, los niños/as empezarán a disfrutar de su independencia y querrán vivir la experiencia cada verano.

Otro de los grandes beneficios se encuentra en la inteligencia emocional. Los niños aprenden aquí a relacionarse, a interactuar con otras personas de manera positiva, a conectar con los demás y, sobre todo, a empatizar. Los campamentos de verano favorecen el salir de la zona de confort y comenzar su desarrollo personal fuera del abrigo de los padres. La diversidad de actividades de los campamentos de verano permite a cada niño/a la oportunidad de retarse y superarse cada día.

El contacto con la naturaleza

El estar en continuo contacto con la naturaleza en entornos aislados y con instalaciones rurales alejadas de las pantallas de su día a día es otra de las grandes ventajas de irse de campamento de verano. La programación incluye una rutina diaria que implica levantarse temprano, hacer actividad física, tener comidas regulares y permanecer largos períodos al aire libre. El ejercicio físico está integrado en todas las actividades y contribuye al bienestar del menor, todo ello disfrazado de diversión y de originales actividades y juegos que luego enseñarán a sus amigos durante el curso.

Seguramente a los chavales les cueste desprenderse al principio de su móvil o Tablet, pantallas a las que están tan acostumbrados. Por eso, es importante que los padres hablen con ellos. Deben comprender que el campamento de verano será una experiencia inolvidable en la que hará un montón de amigos, realizará actividades y excursiones de todo tipo y, sin darse cuenta, se olvidará de toda la tecnología.

¿Qué debes hablar con tus hijos/as antes del campamento de verano?

La nostalgia que posiblemente sentirán los chavales durante sus primeros días de campamento de verano es uno de los principales temas que deben hablarse en casa antes de la actividad. Debe normalizarse y los chavales, sobre todo los más pequeños, entender que todos se sienten igual al principio pero que al conocer nuevos amigos y convivir junto a ellos y los monitores, se creará una nueva familia donde apoyarse durante los días que dure el campamento.

Otro punto importante que necesitas hablar con tus hijos/as es la programación del campamento. Si los participantes saben de antemano qué actividades realizarán y cómo será el entorno, podrán ilusionarse y motivarse antes del campamento y llegar allí con las mejores ganas. Tiene que saber con antelación donde está ubicado el campamento en un mapa, cómo va a llegar o cuantos compañeros van a dormir en la habitación o en la tienda de campaña para que vaya relajado y con una idea de los días que pasará allí. También intenta que participe a la hora de hacer la maleta para que sea consciente de todo lo que debe llevar. Seguro que, de esta forma, se siente más preparado y animado si sabe a lo que se va a enfrentar y se siente involucrado en el proceso previo de preparación.