equipaje-para-campamento

Cuál es el equipaje que debemos llevar a un campamento

El mes de Julio se acerca y muchos niños se embaucarán en la impresionante aventura de un campamento de verano. Desde varios días antes, en los hogares empieza la preparación de dicha aventura; revisar qué nos hace falta, comprobar que tenemos todo listo, etc. Y una vez hecho esto llega el momento de hacer la maleta. Equipaje que nos va a servir para los quince días de aventura y en el que, primer consejo, no debe faltar nada de lo necesario, pero tampoco sobrar. Así pues, desde nuestra experiencia en campamentos de verano en España, daremos unas básicas recomendaciones de lo que no puede faltar en las maletas de nuestros niños de campamento.

1.- La primera duda llega con algo muy básico: maleta o macuto. Para nosotros es fácil de responder desde nuestra experiencia y con una argumentación muy simple. Las instalaciones de los campamentos no están preparados para que las ruedas de las maletas rueden. El macuto o incluso el bolsón serán siempre más útiles en un campamento de verano. En cuanto a capacidad, no hay que tener duda que en un macuto de 30 litros de capacidad debe entrar todo lo que el menor va a necesitar en un campamento. Sobre comodidad, como decíamos anteriormente, las maletas no se pueden desplazar con facilidad por la instalación y, aunque esto es algo que solo afectará los días de llegada y salida, no es menos cierto que que para los pequeños supone una frustración el no ser capaces de hacerse cargo de su propia maleta por no poder moverla. Y en lo que a utilidad se refiere, siempre será más útil el macuto, que servirá además de para  albergar todo nuestro equipaje al inicio del campamento, para poder utilizarlo en las marchas o incluso en las excursiones.

2.- Los padres no deben hacer el equipaje para sus hijos y dejárselo preparado sin más. Esto es algo que sucede en un porcentaje elevadísimo de los casos y no solo en niños muy pequeños como podemos pensar en un primer momento. Este error lleva al niño a desconfiar siempre que no encuentra algo de primeras, sin detenerse a buscarlo en profundidad y, como es tan típico hoy día, desviando responsabilidades hacia otro lado. Por supuesto los padres deben ayudar a hacer esa maleta, pero siempre en compañía de su hijo y haciendo que éste sea consciente de lo que hay dentro de la maleta. Es más, también de dónde va colocada cada una de las cosas.

3.- La ropa de abrigo no puede faltar. Suena a obviedad, desde luego. Pero sabemos de sobra que en casi todos los campamentos de verano alguno de los niños y niñas no tiene pantalones largos, un jersey, forro o abrigo en condiciones, o ropa preparada para la lluvia. Introducir estos bienes en el equipaje es más que necesario, sobre todo cuando hablamos de campamentos de montaña o campamentos en Santander, como es nuestro caso, ya que el frío hace aparición prácticamente todas las noches. En todo campamento debemos estar preparados ante la eventualidad de las bajas temperaturas, más bajas, al menos, que para llevar una camiseta y un pantalón cortos. Un par de buenas sudaderas o jerseys, un par de pantalones de chándal o vaqueros largos y un abrigo o forro polar se antojan casi imprescindibles en cada campamento. Un chubasquero nos puede salvar igualmente de acabar empapados si la lluvia nos pilla desprevenidos, por ejemplo, un día de excursión.

4.- Al hilo del frío, el saco de dormir debe ser de cierta calidad. En algunos campamentos en los que dormimos en tienda de campaña el saco será nuestro abrigo cada noche. E incluso en los campamentos de albergue en los que contamos con camas equipadas, necesitaremos un buen saco para la noche de acampada que en algunos casos, como en los campamentos en la Sierra de Gredos o los campamentos en la Sierra de Madrid, se hará a modo de vivac –dormir al aire libre-. Por ello, aunque no debemos volvernos locos y comprar un saco de montañero profesional, sí es recomendable hacernos con uno preparado para soportar temperaturas de unos 5 grados, para así asegurarnos que la experiencia de dormir en tienda de campaña o al raso no se convierta en un problema por culpa del frío.

5.- Al igual que debemos contar siempre con un par de prendas de manga larga tanto para la parte de arriba como para la de debajo de nuestro cuerpo, debemos duplicar otros objetos del equipaje, tales como la toalla; utilizaremos una para la ducha y otra para las actividades de agua como piscinas naturales o playa, calzado cómodo; por si un par de zapatillas se nos moja, se nos rompe o nos roza y debemos cambiar, o bañador; ya que cabe la posibilidad de acudir dos días seguidos a bañarnos en el mar, el río o la piscina y debemos prever el que nuestra ropa no esté del todo seca.

6.- La ropa no debe suponer un quebradero de cabeza extraordinario. No debemos quedarnos cortos pero tampoco pasarnos. Debemos llevar ropa de verano y manda corta, pero también algo un poco más abrigado además de la ropa de abrigo a la que antes hemos hecho referencia. Lo importante con la ropa, al igual que con el calzado, es que sea verdaderamente cómodo. No traer nuestra mejor ropa ni de estreno, sino ropa con la que nos sintamos cómodos y con la que podamos realizar ejercicio y deporte.

7.- Los complementos siempre necesarios. Hablamos de útiles que seguramente no necesitemos todos los días, pero que nos arrepentiremos de no tener en caso de no contar con ellos. Todos ellos cumplirán una misión más que importante y debemos siempre comprobar antes del campamento que contamos con ellos. La gorra y la crema solar serán imprescindibles no solamente los días en los que el sol imponga, sino siempre que realicemos actividades al aire libre durante un tiempo prolongado. Y ni que decir tiene en las piscinas o en el mar. Las chanclas nos acompañarán tanto a estas actividades acuáticas como a la ducha, donde se convierten en un elemento de higiene más que necesario. Para las excursiones y también para ciertas actividades durante todo el campamento nos complaceremos de contar con cantimplora, linterna o útiles para comer como cubiertos, plato y poto de metal. Por último, una mochila de mano nos ayudará a prepararnos para esas excursiones, salidas de día o incluso para nuestra propia comodidad en el día a día.

LEAVE COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.