Actividades de viajes de fin de curso culturales y urbanos

Como ya hemos visto, una de las grandes ventajas que ofrecen los entornos urbanos para realizar viajes de fin de curso es el potencial cultural que ponen a disposición del planing de actividades. Estas actividades pueden realizarse en torno a numerosos elementos y siendo escogidas entre muchísimas opciones. Vamos a repasar a continuación algunas de las más populares, para que aquellos que quieran organizar un viaje de fin de curso urbano y cultural puedan tenerlas como referencia y consejo. Sin duda, la primera imagen que se nos viene a la mente al decir viaje de fin de curso cultural es la de una visita a un museo. La asociación entre cultura y museo es tan fuerte que a veces provoca que nos olvidemos de otras opciones igual de atractivas. Sin embargo, detengámonos un momento en el concepto de museo y en lo que implica su visita con grupos de escolares.

Los museos y centros de exposiciones son, normalmente, lugares que asociamos a una visita tranquila y silenciosa, que ha de prescindir de la prisa para su buen desarrollo. Estos adjetivos nos pueden parecer antagónicos a la idea de visitar un museo con un grupo de niños y niñas. Sin embargo, tanto la imagen de museo como lugar inalterable y de los grupos de menores como revoltosos e intranquilos, son arquetípicas y no debemos dejarnos llevar por ellas. A día de hoy, la mayoría de los museos cuentan con recorridos llenos de dinámicas, coordinados por guías expertos, que saben cómo transmitir la cultura que atesoran de manera práctica y entretenida para los visitantes más jóvenes. A su vez, los grupos de participantes son muy conscientes de la importancia de respetar los entornos culturales y al resto de visitantes. Las garantías de respeto y disfrute son, por tanto, las mayores.

blank   blank

Actividades en viajes de fin de curso culturales y urbanos: tours turísticos

Otra de las actividades estrella de los viajes de fin de curso culturales y urbanos son los tours y recorridos turísticos. Estos encuentran su principal lugar de desarrollo en las ciudades. Un tour turístico consiste en la realización de un recorrido de carácter cultural en un determinado destino. Su objetivo es mostrar a los participantes del tour los principales puntos de interés de una ciudad o región. Para ello, no basta con mostrar únicamente su ubicación, sino también su trasfondo cultural: su origen, sus características, su pasado histórico, su función presente… Los tours turísticos pueden ser de muchos tipos. Pueden centrarse en mostrar los monumentos históricos de una ciudad, o las zonas culturales y de ambiente más destacadas de una población. Muchos se centran en rastrear el pasado histórico de una urbe, y los más modernos, en mostrar las zonas comerciales más destacadas.

Los tours turísticos son una forma rápida y dinámica en la que un grupo, como aquellos que conforman los viajes de fin de curso, puede conocer una gran ciudad. En espacios de gran tamaño y con gran cantidad de opciones, un tour encapsula lo que resulta fundamental para conocer de una ciudad. Suelen estar realizados por guías profesionales, que conocen a la perfección la historia y la vida de una ciudad, así como la mejor forma de transmitirla a un grupo de escolares. Logran captar su atención y desgranar los mejores detalles y curiosidades de la ciudad que se está visitando, entreteniendo y transmitiendo conocimientos de la mejor forma. Además, los tours turísticos pueden realizarse tanto andando, si cubren distintas zonas cercanas entre sí de la ciudad o en alguno de los habituales autobuses turísticos que cruzan las principales capitales turísticas del mundo.

Viajes de fin de curso culturales y urbanos: teatros y musicales

Las grandes ciudades donde se desarrollan los viajes de fin de curso culturales tienen como importante atractivo la oferta teatral. Normalmente, las grandes obras de teatro y musicales, que hacen las delicias de las familias, no suelen realizarse fuera de las principales ciudades del país. Por ello, cuando un grupo visita una de estas ciudades es habitual que quieran incluir dentro de su planing la asistencia al musical del momento. Estos espectáculos ofrecen una espectacular puesta en escena, en la que se suelen ubicar historias tradicionales que conocemos desde nuestra infancia. Por ello, los alumnos y alumnas de un viaje de fin de curso que asistan a una obra de teatro musical saldrán de ella fascinados por la espectacularidad del montaje y la combinación de música y teatro. La oferta de teatro musical es amplísima y permite poder ofrecer distintas opciones en función de las características del grupo.

Para muchos de los participantes en viajes de este tipo, asistir a un espectáculo como este es una oportunidad para conocer y desarrollar su gusto por el teatro y las artes performativas. De esta manera, los viajes de fin de curso con un claro componente cultural tienen su principal fuerza en la combinación de actividades que, pese a lo que pueda parecer, no son en absoluto pasivas. Son puertas abiertas al espectáculo y la cultura, formas de comunicación y aprendizaje con otros entornos y espacios distintos a los habituales. Los niños y niñas descubren su interés por otras culturas, otras formas de vivir y comportarse, que pueden suponer la base para el desarrollo de su personalidad y el afianzamiento del aprendizaje formal.

Viajes de fin de curso culturales y urbanos

Puedes consultar toda la información sobre nuestros viajes de fin de curso culturales y urbanos en las siguientes entradas: